miércoles, 7 de septiembre de 2016

Cuaderno de Bitácora

El horizonte se ve lejano cuando la mirada es infinita. Ahora los pies marcan el compás de un contratiempo que dura eternamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario